Crónicas

México 2012 Wacken 2010

Último Concierto de Jörg Michael en México





El 15 de setiembre del 2011 se publicó un anuncio que apenó a todos los fans de Stratovarius: Jörg Michael, baterista por más de 15 años, se retiraría de la banda por temas personales. Al ser ésta un retiro planificado, la banda decidió realizar una última gira a la que llamaron “Jörg Farewell Tour” y que originalmente sólo se daría en Finlandia y Alemania, pero como ya tenían el compromiso de asistir al crucero metalero 70000 Tons of Metal en Miami el 23 de enero, los productores aprovecharon en llevarlos a Guatemala y México para brindar los últimos conciertos con Jörg en la percusión.

Debido a la relación cercana que me une con la banda desde hace casi 8 años, este era un acontecimiento que no me podía perder, por mi corazón Stratovariano y la amistad con Jörg debía estar presente en su despedida, y desearle personalmente la mejor de la suerte en su partida, y entregarle algo especial que exprese los sentimientos de agradecimiento y buenos deseos de sus fans en Perú, y esta oportunidad se dio para asistir a su última presentación en México, el sábado 28 de enero en el Circo Volador, donde se organizó un mini-festival llamado “Farewell Fest” donde Stratovarius sería la cabeza de cartel y lo apoyarían como teloneros las bandas Orphaned Land (Israel), In Extremo (Alemania) y Amorphis (Finlandia).



Es así que Stratovarius Perú organizó entregarle a Jörg algo especial, y conociendo que es un gran conocedor y admirador del fútbol mundial, decidimos otorgarle una camiseta de la Selección Nacional firmada por los fans, incluyendo nuestros mensajes de despedida. Esta actividad se realizó de manera pública el 21 de enero, invitando a todos los fans de Stratovarius y metaleros en general que quisieran participar. Así logramos tener una camiseta llena de sentimientos y los mejores deseos para Jörg.



Y el día de la partida en la mañana del viernes, sentimientos encontrados pasaban por mi mente y corazón, si bien estaba feliz de volver a encontrarme con la banda, al mismo tiempo me asaltaba la tristeza debido al motivo de este encuentro, saber que sería la despedida de Jörg, un miembro que si bien no contribuyó en la composición per sé de los temas, sí lo hizo con sus arreglos, fuerza, cadencia y potencia que imprime a cada uno de sus golpes a los tambores y platillos y que han sido un sello característico de la banda en su etapa más clásica y exitosa.

Aterrizamos en la Ciudad de México a las 6 de la tarde, 40 minutos después del arribo de la banda, y al momento de encender mi celular entró un mensaje de Timo Kotipelto indicándome que ya habían llegado, que me esperaban para cenar y que me apurara porque tenían hambre :)

Luego de pasar inmigración me esperaba en el aeropuerto la administradora de Stratovarius México, y una de sus moderadoras, quien al ser menor de edad estaba acompañada por su mamá (para asegurarse que no caiga en garras de esos pelucones degenerados, supongo que habrá pensado xD). Fui con ellas hasta el hotel, y mientras buscaba mi celular para llamar a Timo y preguntarle dónde estaba, él apareció sigilosamente por detrás para darme un susto y hacerme pasar roche :P Timo estaba de muy buen humor, estuvo contento de conocer a las chicas de Strato México (mamá incluida) y me preguntó si había visto fans fuera del hotel para salir a firmar y tomarse fotos. Luego bajó Jens y Matias quienes también salieron a tomarse fotos con los fans. Querían ir a Coayacán –zona de restaurantes y bares- pero tenían tanta hambre que finalmente nos quedamos a cenar en el mismo hotel: buffet mexicano e infaltables coronas, que fueron especialmente útiles cuando lo picante de la comida literalmente los hizo llorar (aprendí a jamás echarle tabasco a la sopa de lentejas xD). Stratovarius México les entregó obsequios a Timo (un reno) y a Jens (un pollo de hule, en alusión a los patitos de hule que lleva en su teclado desde hace un par de años).







Luego llegó Jörg, y después de la cena aproveché el momento para hacerle entrega de la camiseta, la que recibió emocionado ya que es coleccionista de artículos futbolísticos y no tenía nuestra blanquiroja, y el llevar nuestras firmas la hacía aún más especial. Agradeció mucho el gesto y quiere que sepamos que la pasó increíble las dos veces que ha venido a Perú, y que de todas maneras regresará aunque ya no esté detrás de la batería. Luego nos indicó que después del concierto haría un after party con mojitos de su propia receta, al cual estábamos invitadas.



El día sábado fue bastante largo, yo estaba con la preocupación de que no me habían dado mi credencial de prensa para poder tomar fotos con cámara profesional, aunque varias veces me dijeron “no te preocupes, ya estás autorizada”, el problema es que estaba en una lista y podía ingresar al local sin problemas con la cámara, pero al no tener la credencial, otras personas de seguridad no sabrían que tendría la autorización y podía tener problemas. Finalmente el jefe de seguridad me tuvo que presentar a los otros guardias del salón para que me dejaran tomar fotos con “la cámara grande”, pero solamente a Stratovarius, así que a las bandas teloneras les tuve que tomar las fotos con cámara de bolsillo.

El festival empezó a las 4:30pm con Orphaned Land, banda de Israel que combina el death, progresivo y doom con matices de música propia del Oriente Medio. Más de 3 mil personas había ya a esta hora y el público se mostró bastante conocedor de su música, vitoreando y cantando a la par los temas de la banda. Lo más emotivo de su presentación fue cuando el vocalista Kobi Farhi dijo: "Quizás algunos aún no lo sepan, nosotros somos Orphaned Land y venimos de Israel. A pesar de que el mundo árabe e Israel están en guerra y que en el país tenemos la sede de tres religiones muy grandes como el Judaísmo, Islamismo y Cristianismo, nostros tenemos fans en todos los países del medio oriente. ¿Saben por qué? Porque nosotros tenemos la mejor religión de todas, el 'heavy fucking metal!'” Todos aplaudieron a a rabiar.

El setlist fue el siguiente:

- Intro + Barakah + The kiss of Babylon
- Birth of the three (Unification) + Olat Ha'tamis
- Sapari + From broken vessels
- The Path Pt1: Treading through darkness + Ocean Land (the revelation)
- El meod na'ala
- Amen
- In thy never ending way
- Norra el norra + Ornaments of gold




A las 6:30pm entró Amorphis al escenario, banda compatriota de Stratovarius con un estilo bastante propio de combinar el death y el doom metal. Tuvo buena acogida, aunque en mi opinión el público estuvo más efusivo con Orphaned Land. El setlist de Amorphis fue:

- Song of the sage
- Towards and against
- The smoke
- Sky is mine
- On rich and poor
- You i need
- Vulgar necrolatry (cover de Abhorrence)
- Into hiding
- Majestic Beast
- Silvert bride
- My Kantele(FULL)
- House of sleep
- Black winter day



A las 8:40pm fue el turno de In Extremo, banda alemana de Folk Metal que se caracteriza por utilizar instrumentos musicales de origen medieval, principalmente como la gaita. Cantan en alemán y en otros dialectos antiguos. Los temas que tocaron fueron los siguientes:

- Sterneisen
- Frei zu sein
- Wind
- Zigeunerskat
- Sängerkrieg
- Unsichtbar
- Vollmond
- En esta noche
- Zauberspruch
- Erdeermund
- Stalker
- Flaschenpost
- Viva la vida
- Spielmannsfluch
- Küss mich



Finalmente, luego de 45 minutos de espera y ante más de 4 mil personas, a las 10:40pm se inició el Intro que anunciaba la entrada de Stratovarius, Jörg fue el primero en ingresar, y aún a oscuras fue reconocido y aclamado por el público, luego fueron apareciendo uno por uno a tomar su lugar en el escenario, Jens en su teclado decorado con dos patitos de hule en cada esquina a quienes se les acaba de unir el pollo obsequiado por StratoMéxico.

A continuación el esperado setlist:

- Under Flaming Skies: Iniciaron con este tema de su más reciente disco Elysium, el público enloquecido la cantaba a todo pulmón, mientras que Kotipelto recorría el escenario de un lugar a otro.

- I Walk to My Own Song: Continuaron con este tema del Elements Pt. 2 el cual no han tocado en años, pues no suelen tocar temas de los Elements con excepción de Eagleheart.

- Speed of Light: Clásico del álbum Episode, tema que descontroló a la audiencia que se ponía cada vez más salvaje.

- Kiss of Judas: Para calmar un poco las revoluciones del público, siguió este tema de su mejor álbum –en mi opinión- Visions. Durante la segunda estrofa Timo sorprendió a todos al bajarse del escenario y caminar en el pit dándole la mano al público, quienes gritaban alucinados.

- Deep Unknown: Continuaron con esta canción de Polaris, también muy bien recibida por los fans quienes no dejaban de corearla.

- Distant Skies: Otro tema antiguo del álbum Fourth Dimension, siempre bienvenido en sus conciertos y cantado por todos los fans.

- Paradise: Segundo deleite del Visions, canción que se ha ganado un lugar casi inamovible en sus setlists pues es muy demandado por los fans, aunque hubo un tiempo en que Tolkki ya no lo quería tocar (pero él ya no está).

- Solo de bajo: Otro momento sorpresa de la noche, aunque Lauri ya nos tiene acostumbrados a regalarnos solos de bajo alusivos al país en el que se encuentra, esta vez fue más allá y tocó el Himno Nacional de México con una máscara de lucha libre representando a La Parka, gran tradición mexicana que fue ovacionada por los asistentes.

- Coming Home: Tercera joya del Visions, jamás me cansaré de escuchar este tema en vivo, la emoción que transmite es verdaderamente indescriptible.

- Legions: Y seguimos en el Visions, para empilar a toda su legión de seguidores con el tema que los fans han adoptado como himno, incluso nosotros nos autodenominamos Legions of Perú.

- Darkest Hours: Y terminaron la primera parte con el primer single de Elysium, tema que personalmente es mi favorito del álbum.

Encore 1:

- Eagleheart: Tras una breve pausa de 2 minutos, regresaron para deleitarnos con este clásico del Elements Pt.1, tema que siempre empila, alegra y emociona a toda la audiencia.

- Winter Skies: Luego de tanta felicidad entramos a la melancolía, con esta bella canción compuesta por Jens y a la que siempre adorna con diferentes arreglos de teclado… el momento perfecto para prender los encendedores (mentira, eso ya no lo veo hace años, jejeje, igual estaba prohibido fumar en el local).

- Black Diamond: Y bueno, el tema clásico por excelencia, su número uno, el esperado por todos, no necesita presentación. Amo esta canción con toda mi alma (fue la primera que escuché de ellos en el lejano 1997, la culpable de todo) pero odio cuando les llega el momento de tocarla porque normalmente significa que el concierto ha terminado… aunque esta vez no fue así.



Encore 2:

Finalmente, luego de otra corta pausa después de Black Diamond, regresaron al escenario donde esperábamos que nos dieran la despedida final, y efectivamente, Jörg se acercó al borde del escenario y pidió la palabra, dirigiéndose al público con un mensaje conmovedor y emotivo, en resumen dijo: “No diré mucho pero quiero dejar claras dos cosas: Uno, agradecerle a todos ustedes por su apoyo incondicional todos estos años. Stratovarius siempre estará por ustedes, muchas gracias. La segunda es que muchos fans se me acercan tristes y me dicen que me van a extrañar, pero no, yo siempre estaré ahí para ustedes, los llevaré siempre en mi corazón". Los aplausos y gritos de apoyo no se hicieron esperar. Y aunque se pensó que tras estas palabras había llegado el final, aún nos regalaron 2 temas más, lo suficientemente poderosos para que Jörg demuestre toda su potencia en la batería y dejar muy alta la valla que el próximo baterista se atreva a alcanzar. Así terminaron con:

- Father Time, rapidísimo tema de su clásico álbum Episode.

- Hunting High and Low: El hit del Infinite, y único tema que tocaron de éste álbum.





No hay más que decir, un final perfecto, lleno de nostalgia, tristeza por la partida, pero que nos dejó cargados de energía para seguir esperando más de Stratovarius, y seguirlos apoyando en la nueva etapa que están por comenzar.

Luego esperamos unos 15 minutos para ingresar al backstage, felicitarlos y compartir más momentos delirantes, pues estos 5 chicos y no tan chicos siempre son un mate de risa con sus ocurrencias. Felizmente no había mucha gente, algunas personas que habían ganado pases de meet & greet pero que no se quedaron mucho tiempo, algunas tenían el problema de no hablar inglés y la cara de Timo tratando de entenderlas era para tomarle foto (se me ocurrió después, piña). Teníamos una mesa de comida, coronas, vino y tequila a nuestra disposición, y un barman que preparaba mojitos con la receta especial de Jörg, estaban obsesionados con los mojitos, en realidad estaban buenazos, debo admitir que perdí la cuenta de cuántos me tomé. Mientras tanto, Jens tenía una Melódica (keyflute) y entre él y Lauri empezaron a tocar “a duo”: Jens soplaba y Lauri tocaba las teclas, improvisando cualquier tema alejado de Stratovarius, pedí el Cóndor Pasa y fui complacida, aunque los mojitos ya habían comenzado a tener consecuencias y según ellos “las teclas se movían de sitio”, jajaja.













Como a las 3:00am los del local vinieron a botarnos (a la banda más los amigos que aún quedábamos), amenzando con cobrarles un día más de local si seguíamos ahí, así que subimos a la van y regresamos al hotel a seguirla, cargando con todo el licor que había podido quedar (lo bueno de los fans que les llevan botellas de regalo) y así la continuamos, escuchando los demos del próximo disco (aunque aún deben anunciar al baterista… ya pronto), contando anécdotas de la gira y compartiendo momentos que agradeceré a los cielos hasta el último día de mi vida por haberme dado la oportunidad de haber conocido a estos chicos hace unos años y mantener la amistad en adelante.

Hasta la próxima gira!




^ Volver al Menú de Crónicas